Buscar Productos

¿Cómo evitar el estrés?

18 enero, 2019

Todos experimentamos estrés de manera regular, aunque el tipo y la intensidad puedan variar de pequeños desafíos a grandes crisis. Cuando el estrés es demasiado intenso, crónico y no controlado, puede afectar nuestra salud y bienestar. Es por eso que los analgésicos efectivos son esenciales para restaurar la paz interior y la salud física.

Sin embargo, también es difícil depender únicamente de analgésicos si debes tomarlos en cada situación estresante que vivas. Es por ello que te presentamos, de forma natural y versátil, una lista de consejos para evitar el estrés que te ayudarán en tu día a día.

Formas de evitar el estrés

Una vida libre de estrés es casi una utopía. El estrés es una respuesta a los desafíos de la vida y una vida sin desafíos es demasiado aburrida para contemplarla. Sin embargo, la mayor parte del estrés que experimentamos es totalmente innecesario y podemos eliminarlo siguiendo estos simples pasos.

Evitá estrés innecesario

Como lo habíamos dicho anteriormente, no se puede evitar todo el estrés, y no es saludable evitar una situación que deba abordarse. Pero, con ciertas técnicas, podés eliminar una cantidad sorprendente de factores estresantes en tu vida.

Aprendé a decir “no”, conocé tus límites y apegate a ellos. Si tomás más de lo que podés manejar, se podría convertir en una receta segura para el estrés. Tomá el control de tu entorno, si las noticias de la noche te ponen ansioso, apaga el televisor; si el trafico te pone tenso, tomá una ruta más larga pero menos transitada; si te estresa ir al mercado, hacé tus compras online; buscá siempre una opción que se apegue a tu bienestar.

Asimismo, evitá temas problemáticos. Si te enoja discutir sobre religión o política, tachalos de la lista de temas de conversación. Si, por el contrario, te das cuenta que discutís repetidamente sobre el mismo tema con las mismas personas, dejá de hablar sobre ello o retirate cuando comience el debate.

Ajustá tu actitud

La manera que pensás puede tener un efecto profundo en tu bienestar físico y emocional. Cada vez que tenés un pensamiento negativo sobre ti, tu cuerpo reacciona como si estuviera en medio de una situación llena de tensión.

Eliminá palabras como “siempre”, “nunca”, “debería” y “debo”. Estas son marcas reveladoras de pensamientos contraproducentes y negativos.

Aceptá las cosas que no podés cambiar

Algunas fuentes de estrés son inevitables. No puedes prevenir o cambiar situaciones estresantes como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave o una recesión nacional. Pero, en tales casos, puedes aceptar las cosas como son e idear un plan para lidiar con ellas.

Sacá tiempo para divertirte y relajarte

Más allá de un enfoque de control y de una actitud positiva, podés reducir el estrés alimentado tu alma, esto es, realizando actividades divertidas y relajantes que te hagan olvidar de factores estresantes.

Podés recargar tu animo tomando una caminata, pasando el tiempo en la naturaleza, conversando con un buen amigo, sudando la tensión con un buen entrenamiento físico, tomando un baño largo, tomando una taza de café, jugando con tu mascota, leyendo un libro, escuchando música, viendo una película; en fin, escogé tu actividad preferida y disfrutala.

Adoptá un estilo de vida saludable

Hacé ejercicio regularmente. Sacá al menos 30 minutos de tu día para hacer alguna actividad física. Nada mejor que el ejercicio aeróbico para liberar el estrés y las tensiones acumuladas.

Comé una dieta saludable y balanceada repleta de frutas y verduras. Reducí o eliminá la cafeína y, en especial, el azúcar. Al bajar el consumo de bocadillos, refrescos, chocolate y azúcar, te sentirás más relajado y podrás dormir mejor.

Evitá, a toda costa, el alcohol y las drogas. La automedicación con alcohol, o drogas puede proporcionar un escape fácil del estrés, pero el alivio es solo temporal.

Posted in Consejos by cmwebmaster | Tags: ,